Cupping (ventosas)

Copyright © All Rights Reserved

Cupping o tratamiento con ventosas.

 

¿Qué es el cupping?

La terapia con ventosas o cupping tiene sus orígenes en la medicina tradicional china.

Consiste básicamente en adherir a la piel ventosas mediante el vacío que se crea en su interior a través del fuego (ventosas de cristal) o de una bomba succionadora (ventosas neumáticas).

Existen evidencias de que la terapia con ventosas no sólo fue utilizada por los chinos, sino que árabes, griegos, egipcios y en Europa durante el medievo también se empleaba. Las ventosas se hacían con bambú, vidrio, arcilla, bronce... aunque en la actualidad se utilizan de vidrio o plástico.

 

¿Cómo se aplican?

En el método tradicional, que todavía se emplea, se utilizan ventosas de vidrio; se enciende un pedazo de algodón humedecido en alcohol que se sostiene con pinzas, se coloca dentro de la ventosa y la combustión del oxígeno ocasiona un vacío dentro de la misma, por lo que al retirar el algodón y aplicarla rápidamente sobre la piel ésta es "succionada" y la ventosa se fija.

En el método más actual se emplean ventosas de plástico que cuentan con una válvula en su parte superior, donde se introduce una bomba succionadora que es la que genera el vacío que fija la ventosa a la piel.

Una vez fijadas a la piel las ventosas se pueden dejar estáticas en puntos concretos durante unos minutos o ir desplazándolas por la zona a tratar.

 

¿Qué efectos se logran con su aplicación?

Desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China la aplicación de las ventosas restaura el flujo del “Qi ó Chí” (la energía o fuerza vital que recorre todo el cuerpo) así como la circulación sanguínea.

Al aplicar la ventosa se produce un aumento del volúmen sanguíneo en la zona de aplicación, ocurriendo una rotura de los capilares sanguíneos que causa una congestión parcial en la zona dónde esté, provocando así la hemólisis (los glóbulos rojos se destruyen de modo que se libera la hemoglobina) y logrando una estimulación positiva.

Los efectos fisiológicos que se obtienen por su aplicación son:

  • Aumento de irrigación sanguínea.
  • Alivio del dolor.
  • Aumenta circulación linfática (disminuir edemas).
  • Aumenta el metabolismo celular.
  • Aumento del oxígeno y nutrientes de los tejidos.
  • Hiperemia local.
  • Liberación miofascial.
  • Activa el sistema inmunitario.
  • Depurativo (eliminación de toxinas).
  • Tratar contracturas y rigidez muscular (efecto relajante).
  • Terapia antiinflamatoria y analgésica.
  • Reduce los síntomas de alergia, fatiga crónica y fibromialgia.

 

¿Conlleva algún riesgo su aplicación?

Aplicada por un experto la terapia con ventosas representa un bajo riesgo y es poco invasiva, si bien es cierto que es frecuente la aparición de hematomas en la zona de aplicación que desaparecen por completo al cabo de unos días.e