Inducción miofascial

Copyright © All Rights Reserved

Inducción miofascial.

 

La fascia es un tejido que rodea todos los componentes del cuerpo humano, dando forma, sostén y protección. El sistema fascial del organismo forma una ininterrumpida red que controla todos los componentes de nuestro cuerpo.

Esta interconectada e ininterrumpida naturaleza de la fascia consiste en que todo en el cuerpo está conectado con el resto y, cuando una parte de la fascia queda lesionada, puede afectar a tejidos que están muy alejados del origen de la lesión.

Para que nuestro cuerpo se mantenga saludable y exista un correcto funcionamiento del mismo es necesario que nuestro sistema fascial se encuentre sano. La presencia de restricciones del sistema fascial y de su estructura interna crea "incomodidades" que interfieren en el desenvolvimiento funcional apropiado de todos los sistemas corporales.

No es posible mantener un cuerpo saludable sin que exista un sistema fascial saludable.

Cada contracción muscular moviliza al sistema fascial, de tal manera que una restricción en este sistema afectará al correcto funcionamiento del sistema muscular.

La fascia puede afectarse por un traumatismo directo, por sobrecarga, por posturas viciosas o una inmovilidad prolongada (escayolas), por una menstruación dolorosa, así como por emociones, estrés…

La inducción miofascial es una técnica manual de evaluación y tratamiento, donde se utilizan movimientos tridimensionales y presiones sostenidas en todo el sistema de la fascia para eliminar sus restricciones.

Durante el proceso de tratamiento el fisioterapeuta utiliza suaves estiramientos, presiones sostenidas y un posicionamiento especial para lograr cambios en este sistema fascial y, por ende, mejorar el desenvolvimiento mecánico del cuerpo, aliviando el dolor y recuperando la alterada función corporal.

La inducción miofascial esta indicada en casos de lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, latigazo cervical, cefaleas de origen mecánico, tendinitis, síndrome del túnel del carpo, hombro doloroso, tratamientos postquirurgicos, cicatrices, disfunciones de la articulación temporomandibular, escoliosis, en casos de fibromialgia… obteniéndose resultados muy satisfactorios.

 

 

 

Más información en www.tupimek.com